Malestar en Tzucacab por la tala de un árbol muy querido

Una polémica se ha generado en la pequeña comisaría de Catmís por el corte de un enorme árbol de pich de más de 100 años de antigüedad; los habitantes acusan al comisario municipal de otorgar los permisos a un grupo de taladores.

Vecinos de la localidad se reunieron en las inmediaciones del cementerio municipal para conocer los motivos de la tala del árbol y entrevistarse con un grupo de hombres que realizaban maniobras entre el camposanto y el local de la Unidad Agrícola Industrial de la Mujer (UAIM).

Al principio, los lugareños especularon que los permisos para el corte del pich fueron concedidos por socias de la UAIM, ya que el tronco está en el terreno otorgado para esta agrupación. Más tarde se confirmó que fue un grupo de personas que se dedican a la venta de maderas, quienes convencieron al comisario para deshacerse del árbol con el argumento de que perjudicaba las tumbas del cementerio.

Incluso las mismas señoras de la UAIM llegaron al lugar para reclamar a los taladores, que meses atrás llegaron a la población con el fin de convencer a las socias de vender el enorme árbol para beneficiarse con la madera.

El grupo de personas que realizó el corte del árbol se limitó a decir que tenían permiso del comisario municipal y que sus ramas estaban invadiendo el cementerio del lugar, por eso determinaron talar el antiguo árbol desde el tronco.

No obstante, socias de la UAIM dijeron que el árbol estaba en su terreno y que no dieron permiso para cortarlo, por lo que pidieron apoyo a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para investigar el caso de ecocidio y castigar a él o los responsables.

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook