Hasta CDMX la situación de Homún; lo atrae PROFEPA

El movimiento de protesta de pobladores de Homún contra la operación de la megagranja porcícola en su territorio alcanzó el fin de semana pasado otro nivel de importancia: las oficinas centrales de la Profepa atrajeron el caso, funcionarios de mayor rango resolverán la clausura de los cenotes turísticos de los líderes inconformes y decidirán si interponen denuncias penales contra ellos.

Días después de que un grupo de habitantes de Homún realizaron un plantón y clausuraron de manera simbólica las oficinas de la Profepa en Mérida el viernes pasado, la delegación federal local informó que las autoridades superiores se harán cargo de todo lo relacionado con Homún.

En un comunicado, la Profepa local informó que las oficinas centrales en Ciudad de México atrajeron los procedimientos administrativos iniciados y derivados de las denuncias ciudadanas presentadas por el ilegal uso y explotación de cenotes por prestadores de servicios turísticos en el municipio de Homún.

Recordó que en atención a las denuncias ciudadanas presentadas ante la delegación estatal se realizaron cinco visitas de inspección a prestadores de servicios turísticos en los cenotes Santa Rosa, San Antonio, Parador Turístico Santa Cruz, Balmil y Canunchen (casualmente bajo la responsabilidad de las personas que encabezan las protestas contra la megagranja) en las que detectaron obras y actividades que se desarrollaban sin la autorización de Impacto Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Y con el fin de evitar que se continuara generando riesgo de daño a los recursos naturales en los cenotes inspeccionados, el 21 de septiembre pasado inspectores de la Profepa clausuraron las obras y actividades inspeccionadas, lo cual ocasionó inconformidad de los prestadores de servicios turísticos, quienes privaron de la libertad y retuvieron por espacio de algunas horas a los inspectores actuantes, condicionando su liberación al retiro de los sellos de clausura impuestos. (Ese mismo día y a la misma hora, los pobladores inconformes con el funcionamiento de la megagranja, que tendrá una población de 49,000 cerdos, protestaron e hicieron un bloqueo a la entrada principal del criadero porcícola).

“Ante ello, dice el comunicado, y con el firme propósito de dar una contundente y clara certeza jurídica a los gobernados y fortalecer la transparencia en el quehacer y actuación de la Profepa, los procedimientos administrativos iniciados por su delegación en Yucatán fueron atraídos por las oficinas centrales en Ciudad de México para continuar con su desahogo hasta su resolución, determinando al efecto las sanciones a que haya lugar por los incumplimientos a la normatividad en materia de Impacto Ambiental”.

Los procedimientos administrativos instaurados por la Profepa están fundamentados en los preceptos de la legislación mexicana, donde el daño y deterioro ambientales generan responsabilidad para quienes los provocan, mismos que son de orden público e interés social; con ello se contribuye a la protección, preservación y restauración del ambiente como garantía constitucional, a través de revertir los procesos de deterioro del medio natural, procurando una justicia ambiental real a través del estricto cumplimiento de la ley.

Ayer, la Profepa local confirmó que toda información sobre Homún sólo será proporcionada por las oficinas centrales de Ciudad de México. Joaquín Chan Caamal/Diario de Yucatán

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook