Testimonios de familiares; vieron bebés congelados en el Materno

En relación al caso de negligencia médica denunciado en el Centro Materno Infantil, Presidio amplía la información con base en las declaraciones de los familiares. Bebés muertos y congelados, apilados unos sobre otros, es lo que el papá de Jimena vio en el Centro Materno Infantil de Mérida cuando le entregaron el cuerpo de su pequeña hija.
William Jiménez Peña, padre de la bebé que falleció el jueves pasado en ese hospital y cuyo caso publicamos, relató a Presidio que a su bebé muerta se la dieron en una bolsa de plástico y una caja de cartón.
Sin embargo, lo que atestiguó en ese lugar lo dejó helado y describe la realidad de lo que acontece al interior de ese supuesto “santuario de vida” del Gobierno a donde las mujeres yucatecas acuden a dar a luz.
PRESIDIO informó el viernes pasado del sepelio de Jimena Dayana Jiménez Moo en el cementerio Xoclán, luego de fallecer en el vientre de su mamá tras varios días de demora en practicar la cesárea donde nacería.
Ese mismo día, como informamos, hubo otras muertes de bebés que estaban por nacer, pero cuyos familiares aceptaron humildemente los hechos y se retiraron del hospital sin mayor queja.
El caso de Jimena fue difundido a través de las redes sociales y sus familiares lo enviaron al buzón de Presidio, que los acompañó al funeral en el cementerio Xoclán de Mérida.
William Jiménez narró que cuando le entregaron a su hija fue como cualquier cosa: en una bolsa de nylon y una cajita de cartón.
Cuando llegó el empleado de la funeraria, relató, entró con él al sitio donde tienen a los bebés que fallecieron en los partos.
“A mi hija la tenían en un congelador vertical, que se veía como cualquier otro donde venden hielo”.
Sin embargo, fue revelador constatar que en ese lugar “mueren tantos niños, que los tienen congelados, amontonados” en un frigorífico.
“No era uno, eran varios bebés los que ahí estaban”, asegura Jiménez Peña.

Los abuelos de Jimena, José Máximo Moo Puc, María Jesús Castillo López e Ignacio Jiménez, corroboraron la versión.
Las horas pasaban, recordaron, y no les entregaban el cuerpo de su nieta. Ante su insistencia, las trabajadoras sociales dijeron que no se preocuparan porque “estaba congelada y no se echaría a perder”.
El papá de la bebé fallecida continúa su relato a Presidio:
“Abren la tapa y ves todos los cuerpecitos, amontonados en cajas. Sin exagerar, calculo que había apilados unos 10 o 20 bebés”.
“También vi varias bolsas negras a los costados. Pregunté al vigilante qué eran y me dijo que son placentas, que también se conservan”.
Estas personas del Materno Infantil, opinó, parece que toman las muertes de infantes recién nacidos “como un juego”.
“Todavía ese día vi a una señora llorando porque se murió su bebé y a otros muchachos también”. También los abuelos platicaron en la sala de espera con familiares de otros dos niños que fallecieron en circunstancias similares.

Al menos uno más, según les dijeron, perdió la vida el mismo día que Jimena, también con sus propios desechos fecales al experimentar “sufrimiento fetal” poco antes de nacer.
La mamá de la bebé muerta, Yuri Jesús Moo Castillo, fue dada de alta anteayer lunes al mediodía y se encuentra muy triste, pero dispuesta a declarar, indicó su esposo.
En entrevista posterior reiteraron que van a demandar para hacer justicia y porque quieren que todas estas muertes lleguen a oídos del gobernador Rolando Zapata Bello, a quien responsabilizan de no estar al tanto de lo que sucede en el Materno Infantil. (Fuente Presidio). 

Al Interior TV

 
 
 

Radio en vivo

Videos

facebook