Se agudiza crisis financiera de la Universidad Veracruzana

18 DE OCTUBRE DE 2017. La Universidad Veracruzana, máxima casa de estudios de la entidad, padece desde hace dos años una asfixia financiera que crece como espiral, al día de hoy tiene cuentas pendientes por pagar a corto plazo por 2 mil 99 millones 46 mil 238 pesos con 78 centavos, según la observación número: FP-011/2016/005 ADM del Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2016, realizada por el Órgano de Fiscalización (ORFIS) y que corresponde al último año de gestión del priista, Javier Duarte de Ochoa.

Su pasivo asciende a 133 millones 827 mil 967 pesos; mientras que en servicios personales (nómina de trabajadores y académicos universitarios) apenas hay un rezago de 192 mil 671 pesos. En el rubro de retenciones y contribuciones por pagar a corto plazo, alusivo a cuotas de Seguridad Social, el impuesto al 3% a la nómina y retenciones fiscales y arrendamientos, persiste un pasivo de mil 960 millones 535 mil 570 pesos.

Además, hay otras cuentas por pagar a corto plazo –rubros diversos- por 4 millones 490 mil pesos.

Entre las recomendaciones de carácter financiero que hace el ORFIS a la UV, está el que continúe con las gestiones y trámites para la obtención de los recursos pendientes de transferir por la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) a fin de dar cumplimiento al pago del pasivo por concepto de Impuesto Sobre la Renta al 31 de diciembre de 2016, incluyendo las actualizaciones, recargos, multas, actualizaciones de las multas y gastos de ejecución que sean aplicables, ello, según la Recomendación Número: RP-011/2016/001 de la Fase de Comprobación del ORFIS, documentos en poder de APRO. 

Incluso, el ORFIS exhorta a la UV a depurar saldos, en coordinación con la Sefiplan y la Contraloría General del Estado, y los que no sean viables de recuperación, serán responsabilidad de la Secretaría de Administración y Finanzas, mismos que habrían de persistir en la Cuenta Pública 2017.

Actualmente, académicos de la UV, docentes que alzan la voz en redes sociales y demás, se han quejado de “la parálisis” que vive la universidad en materia de programas académicos, de becas de intercambio, de adquisición de equipo nuevo, construcción de infraestructura y de mantenimiento en la mayoría de sus facultades en los distintos campos de norte a sur de Veracruz.

Desde abril del 2016, la Junta de Gobierno de la Universidad Veracruzana (UV) empezó una serie de acciones para presionar al gobierno del priista Duarte a que pague los más de 2 mil millones de pesos que tenía de adeudos con el instituto de educación superior.

Incluso, la UV envió una carta de denuncia por violación del derecho a la enseñanza superior en el estado de Veracruz ante la representación adjunta en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sin embargo, ni la misiva, ni una serie de denuncias penales surtieron efecto para que la última administración priista pagara.

En febrero pasado, se quedó radicada una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) reclamando solo los recursos federales que el gobierno de Duarte “jineteó” por 451 millones de pesos. Las pruebas y documentos quedaron radicados bajo la averiguación previa número AP/PGR/XAL-IV/012/2016/P.P.

Durante todo el 2016, la Universidad Veracruzana comenzó una especie de “resistencia civil” encabezada por la rectora, Sara Ladrón y por un grupo de académicos, exigiendo al gobierno de Duarte que pagara, y hoy con el gobierno de Miguel Ángel Yunes al frente, aunque el pasivo persiste, las quejas airadas de directivos de la UV y de la rectora Ladrón han cesado por completo. (Fuente: Proceso). 

Radio en vivo

Videos

facebook