Se reúne Meade con la militancia en Xmatkuil. EDITORIAL

No, no empata el precandidato del PRI a la presidencia de la República, a José Antonio Meade, se le vió forzado, (como la guayabera ancha “que le enjorquetaron”, diría mi mamá). Sus palabras no convencen, él lo intenta, sube el tono de su voz, se mueve en el escenario, mira a las personas, pero no. Ni siquiera los aplausos se escuchan sinceros, espontáneos.
La visita de ayer en Mérida ¿fue un termómetro para saber cómo hacer la campaña aquí? 
Dejaron a un lado a Mauricio Sahuí, daba la sensación que no es el pre candidato para el gobierno del Estado, “no le dieron su lugar” dijo un simpatizante del ex secretario de desarrollo social; ¿"te fijaste"? acotó otro joven, ¿“te fijaste que el amigo Libo al subir no saludó a Mauricio”? “tampoco Pablito”, dijo otro joven de la Red México.
"Pepe" Meade intenta una y otra vez, habla de ganar, lo interrumpen dos mujeres, “queremos que los funcionarios regresen a los seccionales” piden al visitante; les dice que así será. Una y otra vez intenta prender a la militancia, pero no, no le alcanza. 
"Es normal, no es priista", dice un persona, "no sabe hablar como político es un funcionario de gobierno que no está acostumbrado a este tipo de encuentros, hay que darle tiempo", comentan.
Para el presidente del PRI en Yucatán, Carlos Sobrino Argáez, la visita de Meade fue un éxito. Para los yucatecos que acudieron, por su voluntad o en contra de ella, fue conocer al que aspira a gobernar México. Algunos esperaban una reunión "más prendida, más priista", pero no fue así. Este fue el primer encuentro de muchos que harán seguramente en Mérida y otros municipios del interior del Estado.

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook