Prueban un nuevo tipo de vacuna contra el sida

Han pasado más de 30 años desde que se identificó el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), y sin embargo seguimos sin tener una vacuna eficaz para prevenir su contagio. Aunque en países como el nuestro el sida parezca una enfermedad del pasado, no debemos olvidar que, según la Organización Mundial de la Salud, el VIH sigue siendo uno de los mayores problemas sanitarios a nivel mundial que se ha cobrado ya más de 35 millones de vidas.

¿Por qué es tan complicado dar con una vacuna efectiva?

El VIH tiene una gran capacidad para mutar rápidamente, además de que es capaz de ‘camuflarse’ en el organismo y permanecer inactivo para reactivarse años después. Como resultado: estamos luchando contra un virus muy esquivo que presenta muchas formas diferentes, y además necesitamos una vacuna que sea eficaz a largo plazo.

Los últimos datos han sido publicados en la revista The Lancet y muestran los resultados de la fase 1/2a (administración a voluntarios sanos y administración temprana en pacientes) de una vacuna frente al virus VIH-1, causante de la mayoría de infecciones, que emplea como vector un adenovirus del serotipo 26.

Los adenovirus son una familia de virus que se usan muy frecuentemente para transportar genes, en este caso genes que codifican antígenos frente al VIH. En definitiva, una especie de caballos de Troya moleculares que transportan partes de distintos tipos de VIH para provocar una respuesta inmune contra las diferentes cepas de virus de todo el mundo.

 El trabajo muestra los resultados de dos ensayos paralelos: el primero en 393 adultos sanos y con bajo riesgo de contraer sida de África Oriental, Sudáfrica, Tailandia y Estados Unidos. Los voluntarios recibieron el placebo o una de las diferentes combinaciones de vacunas para asegurarse de que es segura y no provoca reacciones adversas.

Resultados prometedores, pero no definitivos

Según afirma Dan Barouch, profesor de la Escuela Médica de Harvard y líder de la investigación, “la vacuna indujo respuestas inmunes robustas en los participantes”. Más significativos son los resultados del segundo estudio, llevado a cabo en monos rhesus (Macaca mulatta) que fueron posteriormente inoculados con un virus similar al VIH: la vacuna ofreció una protección total contra la infección en dos tercios de los 72 individuos en los que se probó.

Los resultados son prometedores, pero preliminares. El siguiente paso es ver qué pasa a gran escala cuando el virus ataca a las personas potencialmente inmunizadas con la vacuna.

Esto es lo que se va a comprobar en la fase 2b del ensayo clínico, que ya ha comenzado. La nueva investigación es alentadora y esperamos que, por fin, la vacuna contra el sida esté cada vez más cerca.

Fuente: Muy Interesante

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook