Quintero ingresa a la lista de los más buscados del FBI

El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy la apertura de un nuevo proceso criminal contra el narcotraficante Rafael Caro Quintero, al que responsabiliza del secuestro, tortura y asesinato en 1985 del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena; además ofrece una recompensa de hasta 20 millones de dólares a quien brinde información que ayude a su detención.

En una rueda de prensa en la sede de la DEA, las autoridades estadounidenses también anunciaron la inclusión en la lista de “Diez Fugitivos Más Buscados” del FBI a Caro Quintero, apodado como “Narco de Narcos” y uno de los capos de la droga mexicanos más importantes en la década de 1980, informó EFE.

“Hoy, junto con nuestros socios federales de la DEA, del Servicio de Alguaciles y del Departamento de Estado, estamos comprometidos a llevar ante la justicia a este criminal peligroso y líder de un cártel, quien es responsable del asesinato brutal de un agente de la DEA”, afirmó el Director Adjunto de la Oficina Federal de Investigación, David L. Bowdich.

Es la primera ocasión en la que un fugitivo de la DEA también es incluido en la lista de los más buscados del FBI.

Las autoridades estadounidenses ofrecen una recompensa de hasta 20 millones de dólares por información que ayude a encontrar y arrestar al narcotraficante mexicano; y piden no tomar ninguna acción por su cuenta sino notificar de inmediato al Consulado.

“Nuestra oferta de 20 millones de dólares dentro del Programa de Recompensas por Narcóticos refleja el compromiso del Departamento de Estado con el amplio esfuerzo gubernamental para rastrear a Caro-Quintero”, refirió James Walsh, Subsecretario Adjunto, del Departamento de Estado.

El agente especial Enrique “Kiki” Camarena trabajaba para detener el narcotráfico y a resolver delitos relacionados con drogas; persiguió a los narcotraficantes más peligrosos, señalaron, “es precisamente por esta valentía y entrega que no vamos a dejar de buscar a Caro Quintero sino hasta que demos con él y lo pongamos tras las rejas, donde pertenece”, agregaron.

El 9 de agosto de 2013, un tribunal de Jalisco concedió a Caro Quintero un amparo por considerar que el caso de la muerte de Enrique Camarena Salazar debió de ser juzgado en el orden local y no en el orden federal, como ocurrió. El narcotraficante fue puesto en libertad. De inmediato se escondió, y, al menos el teoría, tanto el Gobierno mexicano como el de Estados Unidos lo están buscando. (Sin Embargo). 

Radio en vivo

Videos

facebook