Preservan tradiciones urdiendo hamacas en comisarías

La alcaldesa María Fritz Sierra entregó apoyos a beneficiarios del programa Urdiendo Esperanzas, un programa que no solo conserva una tradición,  sino que ayuda a la economía familiar, mejorando la calidad de vida de las familias más vulnerables.

El programa municipal contribuye a alcanzar las metas trazadas desde el primer día de la administración que encabezó Mauricio Vila para abatir la brecha de desigualdad y ofrecer las mismas oportunidades de crecimiento para todos los ciudadanos.

Al entregar estos apoyos en el Parque Japonés la presidenta municipal manifestó que el programa Urdiendo Esperanzas va más allá del urdido de hamacas, pues también se tejen nuevas realidades en la vida de numerosas familias que con dedicación, capacidad y esfuerzo logran fabricar con hilos, agujas y bastidores, pequeñas fábricas que permitirán mejorar sus ingresos y preservar nuestras tradiciones porque la hamaca es un símbolo de identidad cultural en Yucatán.

La alcaldesa María Fritz Sierra aseguró que una vez más, la actual administración cumple con los principios de solidaridad y bien común, mediante este tipo de apoyos que propician el desarrollo humano, la equidad y sobre todo la inclusión.

Además de los insumos para elaborar hamacas también se otorga capacitación artesanal y orientación para poder comercializarlas de manera justa.

Este programa se aplica con éxito en las comisarías de San José Tzal, Sierra Papacal, Dzununcán, Caucel, Molas, San Pedro Chimay, Komchén, Chablekal, Cholul, Plan de Ayala Sur, San Luis Sur Dzununcán, Santa Cruz Palomeque, Tahdzibichén, San Ignacio Tesip, Yaxnic, Xcunyá, Noc Ac, Chichí Suárez, San José Tecoh, Melitón Salazar, Emiliano Zapata Sur y San Antonio Xluch, aunque el objetivo es atender la totalidad de las comisarías y subcomisarías del municipio.

Fritz Sierra destacó que gracias a este programa las tradiciones se mantienen pues pasan de una generación a otra y lo más importante, es que tanto mujeres como hombres jefes de familia logran una fuente de ingresos sostenible.

También explicó que es una labor de equipo entre el Ayuntamiento y la comunidad ya que los beneficiarios deben contribuir con  trabajos sociales comunitarios en las áreas comunes de sus comisarías y colonias del Municipio de Mérida. En algunos casos, son los propios beneficiarios quienes comparten su casa para recibir la capacitación en grupo.

Asimismo, la directora de Desarrollo Social Carlota Storey Montalvo, recordó que el programa Urdiendo Esperanzas inició en noviembre de 2017 y destacó que a la fecha se han entregado 8,841 paquetes de bastidores, hilos y aguja en beneficio de 5,060 personas de 108 colonias y fraccionamientos y de 2,300 meridanos de 34 comisarías.

En el evento, en donde se entregaron paquetes con hilos y agujas así como bastidores, la señora María Uh Argáez, beneficiaria del programa, agradeció a las autoridades municipales el poner en marcha programas que ayuden a generar mejores ingresos para ellas y sus familiares.

También doña Guadalupe Baeza señaló que Urdiendo Esperanzas, les ha ayudado a ella y a su esposo a mejorar su economía, ya que la pensión que le dan al señor es muy poca y necesitan emprender negocios para mantenerse.

“A mí me gusta aprender y buscar alternativas para generar dinero, ya que solo somos nosotros dos y debemos buscar la manera de salir adelante, y agradecemos al Ayuntamiento de Mérida por crear estos programas para nosotros”, agregó.

Al Interior TV

 
 
 

Radio en vivo

Videos

facebook