Mayor impulso turístico a mercados meridanos

Como espacios públicos, “vivos” y con una larga historia, los mercados tradicionales de Mérida han llegado con dinamismo a la ciudad del presente.
 
Por ello, la actual administración se preocupa de despertar en los ciudadanos su sentido popular, manteniendo su vitalidad y su vigencia e incorporando más acciones de higiene, seguridad y funcionalidad.
 
El director de Gobernación, Guibaldo Vargas Madrazo, se refirió así a las recientes mejoras del mercado de Santiago inauguradas por la alcaldesa María Fritz Sierra.
 
Aquel es uno de los cuatro mercados meridanos —los otros son Chuburná, Cholul y Caucel— que por iniciativa del alcalde con licencia Mauricio Vila Dosal tendrán mejoras integrales con una inversión de más de $14 millones.
 
Esta iniciativa también tiene una parte fundamental: seguir despertando en la ciudadanía su sentido popular y destacar su diversidad de personajes, idiosincrasia y oficios, señaló.
 
De acuerdo con un comunicado, el funcionario explicó que en el Lucas de Gálvez laboran cuatro mil personas aproximadamente.
 
Ahí se ofrecen frutas y verduras, chicharronería, ferretería, talabatería, huaraches, flores, guisos, perfumes, esencias y remedios naturales, joyería, zapatería, prendas típicas, artesanías, especies y recados, mariscos, dulces de temporada, entre otros productos y servicios.
 
La derrama económica diaria es difícil de cuantificar, indicó, pero cálculos conservadores serían de hasta $1 millón diarios sin tomar en cuenta las ventas de artículos de joyería, que pueden crecer esta cantidad.
 
A decir del funcionario, el área de condimentos y comida son las de mayor longevidad en el centro de abasto. “El gran mérito del Lucas de Gálvez es reunir en un mismo lugar tanta oferta de servicios, precios accesibles, productos frescos y de origen local”, señaló.
 
Como espacios públicos con vida propia, agregó, también son dinamizadores de la economía y por ello se han emprendido acciones como la nueva pintura de la fachada del Lucas de Gálvez.
 
Además, está la instalación de 2,500 metros de pisos nuevos en las áreas de Tianguis I y II, y las de huaracheros y cereales, mejorando la imagen y limpieza de la central de abasto.
 
Los mercados Lucas de Gálvez y San Benito cuentan con 1,905 y 2,512 locatarios, respectivamente.
 
El director de Gobernación añadió que se realizaron fumigaciones constantes para la prevención de plagas, se desazolvaron los pozos y registros de aguas residuales.
 
También se dio mantenimiento a las cortinas metálicas en todos los mercados, incluyendo los de San Sebastián, Santa Ana, García Rejón, Mulsay, Chuburná, Alemán, Chem-Bech y San Roque, así como de las comisarías de la ciudad.
 
En los mercados Lucas de Gálvez y San Benito se rehabilitó y puso en funcionamiento la planta de emergencia de luz.
 
También se pusieron en funcionamiento tres plantas de tratamiento de aguas residuales.
 
En estas últimas se realiza diariamente un monitoreo de su funcionamiento, aplicando bacterias digestoras para reducir malos olores y neutralizar el agua que se vierte en los mantos.
 
“Se instalaron nuevas lámparas ahorradoras y de mayor intensidad, incrementando la luminosidad en más de un 50 por ciento en pasillos del mercado Lucas de Gálvez, en el exterior del mercado San Benito y en el estacionamiento subterráneo”, dijo el funcionario.
 
 

Al Interior TV

 
 
 

Radio en vivo

Videos

facebook