Jessie Ávila Huertas: la mística humana de la medicina

Su nombre es Jessie Carolina Ávila Huertas, una médico cirujano que cursó su nivel profesional en la Universidad Autónoma de Yucatán, egresando de la Facultad hace 2 años. No esperó mucho para tomar las riendas de su futuro como galeno y emprendió con su consultorio particular al oriente de la ciudad de Mérida. 

“Mi interés por la medicina surgió desde el bachillerato, por el deseo de ayudar a las personas en los momentos más complicados de la vida: es decir la enfermedad. Considero que él papel del médico, va mucho más allá de administrar un medicamento para calmar una dolencia, porque detrás de cada ser humano, hay una historia, un porqué de sus enfermedades, por eso decidí ejercer la medicina desde el ámbito privado, ya que se necesita tiempo, paciencia y las ganas de escuchar a la gente y ver qué hay detrás de cada enfermedad”, explica Ávila Huertas.

Esta doctora cuyo sentido de humanidad caracteriza su ejercicio profesional, indica que mucho de su espíritu de servir más allá de lo que dicta el juramento de Hipócrates, le fue impostado por sus propios maestros en la facultad:

“Me topé con muchos maestros que sin duda me inspiraron a dar lo mejor y un poco más, a pesar de la dificultad de tener un bebé desde el primer año de la universidad, me esforcé y disfrute cada momento, aprendí que cuando las cosas no son tan fáciles, el esfuerzo se redobla y los resultados son maravillosos”, explica.

Jessie Ávila no se dejó amilanar por las dificultades que se le presentaron durante su paso por la facultad, sino hizo de éstos sus retos para obtener las mejores notas: “gracias al promedio que obtuve al final de la carrera tuve la oportunidad de irme a una comunidad que elegí porque me ayudaría a obtener toda la experiencia necesaria para ejercer la medicina general. La experiencia fue muy grata en Seyé, la comunidad donde aprendí a dar lo mejor y un poco más”.

Fue que al trabajar en el interior del estado, descubrió el sentido más elemental de dedicarse a la medicina en forma particular, estando en contacto no sólo con las necesidades de salud de la población rural sino a entender el contexto de las personas, que mucho influye en el fenómeno de la enfermedad.

Hoy, y luego de 2 años de experiencia en clínicas particulares, está a la cabeza de su nuevo proyecto, su consultorio privado en la colonia San Antonio Kaua al oriente de Mérida:

“Mi consultorio particular está ubicado en la calle 72 x 69 y 71, donde se brinda atención médica a las personas de todas las edades, desde recién nacidos, hasta adultos de la tercera edad, así como grupos especiales, como embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas (diabetes e hipertensión arterial), cabe resaltar que me enfoco mucho a la orientación nutricional, de prácticamente todas las enfermedades a tratar, desde una gripe común, hasta las recomendaciones que debe llevar un paciente con Diabetes”.

La doctora Ávila refiere que la prevención es la mejor herramienta y consiste en enseñar e informar a las personas de cómo ocurren las enfermedades y sus complicaciones. “El conocimiento, es salud y conocerse a sí mismo es el mayor saber”, es la manera en que la doctora Jessie resume la mística del cuidado de cada persona.

 

Radio en vivo

Videos

facebook