El templo religioso del barrio de San Juan

Destaca su templo y ex convento de San Juan. Poco después de mediado el siglo XVI, tres cuadras al sur de la Plaza Mayor, se construyó una ermita "cuya invocación es del Señor San Juan -que hicieran los vecinos por promesa-, tomando por abogado ese Santo contra la langosta que hubo el año de 1552" (Martín de Palomar, 1579).

Las tres sucesivas mangas de aquel acridio que asolaron a Mérida (1552,1616, 1666) más la hambruna que se inició en 1669, reforzaron la opinión de rescatar el olvido y la pobreza aquella vieja ermita, cuyos cimientos se echaron nuevamente en 1769 y al año siguiente quedó edificado el actual y hermoso monumento. Lo construyó a sus expensas el Dr. Agustín Francisco de Echano.

El agradecimiento oficial al santo demostrado en procesiones y ceremonias especiales terminó en 1860. Festejo religioso de abolengo celebrado cada octubre, fue el de San Rafael Arcángel.

En 1884 fue remozada la iglesia por su capellán Pbro. D. Carlos de Jesús Mexía, que era también rector del Seminario.

Detrás del templo estuvo el mesón público donde podían alojarse transeúntes y viajeros. El pequeño corredor que antecede a la sacristía -muestra exquisita del arte mudéjar en Yucatán-, posiblemente sea lo único que resta de la primitiva ermita de San Juan. En este lugar se fundó hacia principios del siglo pasado la sociedad política de los "sanjuanistas", introductores de la imprenta en la provincia y ensayistas del Ayuntamiento constitucionalista; caro pagarían ese intento de liberalismo.

facebook

 

e-mail

AYUNTAMIENTO

<