Delicia de Vigilia: "Brazo de Reina"

¿Lo sabía? el “brazo de reina” representa la adaptación de la cultura gastronómica maya a la cocina tradicional actual que da identidad a nuestra gastronomía regional. Su vocablo maya Ts'o tobil chay, significa en español “masa de maíz cocida con chaya”. Y el ingrediente protagonista es la pepita molida, que surge de las semillas de calabaza. !Vamos a preparar estas delicias!

La “chaya” hay que pasarla por agua hirviendo para suavizarla, pues es una planta urticante, después se escurre y se debe picar para mezclarla con la masa, la manteca y la sal, y darle ese toque que hace del platillo una de las ofertas más destacadas de la gastronomía yucateca.

El “brazo de reina” suele cocinarse al vapor

¿Qué lleva?

La masa:

* ½ kg. de hojas de chaya

* 1 kg. de masa fina para tortillas

* 125 grs. de manteca de cerdo

* sal al gusto

* 1 paquete de hojas de plátano (aproximadamente 6 hojas)

* 250 grs de pepita de calabaza tostada y molida

* 6 huevos duros pelados y picados.

La salsa:

* 1 kg. de tomates hervidos

* 1 cebolla chica finamente picada

* 1 cucharada de manteca de cerdo o de aceite de maíz

* sal al gusto.

¿Cómo los preparamos?   

La chaya se pasa por agua hirviendo para suavizarla, se escurre y se pica finamente; se mezcla con la masa, la manteca y la sal. Se amasa todo perfectamente.

Las hojas de plátano se limpian muy bien (si se cortan frescas se pasan por el fuego para que se marchiten y se puedan manejar bien.)

Se cortan en rectángulos de aproximadamente 15 cm de ancho por 25 cm de largo. Se va extendiendo la mezcla de masa encima de la hoja de plátano, se le pone encima una capita de pepita molida y otra de huevo picado y se envuelven poniendo primero uno de los lados más largos hacia el centro, luego el otro y cerrando los extremos inferiores hasta formar un paquetito rectangular (con forma de tamalito).

Se colocan en una vaporera o tamalera y se cuecen a baño maría de una hora a 1½ horas y se sirven acompañados por la salsa roja.

La Salsa:

Después de hervidos los jitomates se pelan y se licuan. La cebolla se acitrona en la manteca y se le añade el jitomate licuado y sal al gusto. Se sazona muy bien.

¿Cómo los servimos?

Se pueden servir desenvueltos sobre un platón acompañados con la salsa roja, o en sus hojas en una canastita forrada con una servilleta y la salsa en una cazuelita aparte.

facebook

 

e-mail

AYUNTAMIENTO

<