Mayapán y lo que callan sus alfardas y pirámide...

 La riqueza histórica y cultural del sitio arqueológico de Mayapán es tan importante como la de Uxmal o Chichén Itzá. Tiene una extensión territorial de 4 km2. Se dice que a ella pertenecen más de 4 mil estructuras, que en su mayoría son montículos porque no han sido rescatadas; que albergó a una cantidad superior a 12 mil habitantes, que fue una de las pocas ciudades amuralladas y que en su circunscripción se encuentran 44 cenotes.

¿Pero qué sucede con Mayapán? ¿Por qué no se la valora tanto como a las otras zonas? ¿Por qué a pesar de que es equiparable en importancia con las anteriores, no figura en los planos turísticos oficiales?

Mayapán formó parte de lo que se le conoce como “la triple alianza”. Que generó un período de florecimiento y desarrollo cultural de los pueblos, gracias al entendimiento de sus dirigentes. Se la conoce como “la última gran ciudad”, porque fue fundada después de las dos anteriores, alrededor del año 1,100 de nuestra era. Es de influencia tolteca, misma herencia que se observa en los edificios de Chichén Itzá. Experimentó 2 siglos y medio de gran poderío, del año 1200 al 1450. Cabe mencionar que no todo fue tan armonioso, porque fue atacada por las otras dos grandes señoras y finalmente en 1541, fue abandonada.

Como turista usted tendrá acceso al área donde se encuentran los edificios religiosos de mayor importancia. Ahí podrá conocer a Ixchel, la diosa de la fertilidad; contemplar un fresco con el dibujo de un tiburón arponado y enterarse de la manera cómo los mayas, a través de sus mascarones de piedra, pedían o agradecían a sus dioses.

La estrella de la casa es una pirámide de 18 metros de altura y con 256 escalones (aunque algunos estudios preliminares señalan que existen más peldaños bajo tierra y aquí es donde sucederá algo que en ninguna otra zona arqueológica de la cultura maya. Mayapán se ubica en los terrenos del municipio de Tecoh, en la comisaría de Telchaquillo.

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook