El retorno al Cenote Sayab Áak. Liberando tortugas en Huhí

Por: MVZ Santiago Chel Colli

Las especies silvestres como los son las tortugas (áak) muchas veces son capturadas por el ser humano y llevadas lejos de su hogar, su hábitat su ecosistema único, especies que nunca deberían de ser alejadas de estos bellos lugares como lo son los cenotes de Yucatán. Por tal motivo apoyamos en el rescate de estas especies y ese es el motivo de esta crónica de viaje.

La tarde de este viernes parecía no tan distinto a los demás días de diciembre excepto que el cielo estaba cubierto de nubes grises, que ocultaban los rayos del sol (k’iin) en el municipio de Huhí, y bajando de la ciudad de Mérida lo primero que hicimos al llegar, fue ver a las tortugas que el fin de semana anterior nos fueron donadas para liberarlas.

La conciencia ambiental está cosechando sus primeros frutos en Huhí pues una paisana a través de las redes sociales, nos había contactado para comentarnos sobre su deseo de darnos unas 9 tortugas de la especie Kinosternon que en maya conocemos como Aák, que le habían donado unos familiares. La Paisana Érica Anahí amablemente nos comentó sobre su deseo que estas especies sean liberadas en su hábitat, pues las tenía en su resguardo en una¨pila¨o pequeño tanque de agua vacío, y confiaba en nosotros para llevar a cabo esa labor ecológica.

Debido a que era domingo y por razones laborales tendría que viajar a Mérida, las tortugas las dejé resguardadas en unos huacales con alimento (janal)  y agua (jáa), con mi sobrina Lizeth quien las cuidaría mientras estaba de regreso a Huhí en unos días, y de esta manera que de igual forma al cuidar esta especie se tenga más conciencia ambiental. A media semana nos envía una foto (woochel) de las tortugas en la cual, demuestra la inteligencia de esta especie y se puede observar cómo entre ellas trabajan (meyaj) y se reúnen en equipo para hacer una especie de pirámide para que puedan salir del huacal, en el que se encontraban. Afortunadamente no salieron ya que de escapar, estarían en peligro debido a que serían presa fácil en el poblado (kajal)  del depredador más peligroso sobre la tierra…el ser humano sin conciencia ecológica que las atraparían de nuevo con fines no ecológicos.

El viernes al fin llegó y nos contactó el paisano Amaro Polanco para acompañarnos a liberar estas especies en una Aguada cercana, por lo cual nos dirigimos en bicicleta hasta el lugar donde quizás antes estas tortugas habían sido capturadas por personas inconscientes, que las atrapan y llevan muchas veces para lucrar, y ya que nos han comentado que las comercializan entre personas del poblado.

Existen en Yucatán distintos tipos de cenotes y una de ellas son las tipo Aguadas, las cuales son abiertas sin domo, y no son tan profundas, ya que las lluvias (chaák) de temporada recargan con el vital líquido estos ecosistemas, que además de agua, traen consigo hojas (sojol) y tierra (lúum) que en el fondo depositan.

Al llegar a la aguada llamada en maya Sayab Aák cuyo significado es por sayab (ojo de agua) y aák (tortuga), ¨ojo de agua de las tortugas¨ se respira en verdad una apacibilidad que contagia a cualquier especie, sólo se escucha el trinar de las distintas especies de aves, que aquí habitan y de las que en este lugar encuentran un oasis después de su largo viaje, ya que este lugar es visitado por especies migratorias que huyen del frío (kéel) en el norte (xaman) del hemisferio.

La aguada está recuperando sus niveles anteriores de agua pues el año 2017 a causa de intensa sequía que afectó la zona, causó niveles muy bajos de agua que ocasionó que distintas especies mueran en los alrededores, pues no podían beber agua, y las tortugas fueron muy expuestas a la depredación humana, pues personas que llegaban a este lugar, sin permiso de los propietarios del lugar, extraían tortugas que no podían camuflarse en el agua, pues al bajar demasiado eran blanco fácil de estos.

Las tortugas que regresamos a este lugar ya estaban ansiosas por salir de la cubeta que llevamos como medio de transporte, y al llegar a las orillas del agua de este cenote tipo aguada, procedimos a sacarlas y liberarlas conscientes de que estarán mejor en este lugar, que en casa de alguna persona que las tenían como mascotas.

Este cenote tipo aguada es el hábitat de especies como las tortugas ya que este lugar les proporciona alimento, hogar y espacio que ningún otro sitio artificial les proporcionaría. Aquí habitan además otras especies que hacen una cadena alimenticia para otras especies únicas en su tipo en esta zona de Yucatán.

Pequeñas acciones nos hacen como seres humanos parte de este ecosistema en la cual si desaparecen otras especies, nos podemos condenar de igual manera a la extinción de la raza humana, y recordar que cada uno aporta su granito de arena en la medida de su posibilidad.

Nos retiramos de la aguada ya en el crepúsculo de este viernes observando a las tortugas y este lugar y dejándolo como debe de estar siempre…libre del ser humano.

 

Al Interior TV

Anuncios

Radio en vivo

facebook