Cenote en Tizimín; a merced de ecocidas

A la fecha no ha habido avances en torno al caso del cenote en Tizimín que fue rellenado con material pétreo y ramas en un rancho, situación detectada el mes pasado y de conocimiento de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

La delegación de la Profepa en Yucatán emplazó a procedimiento administrativo al presunto responsable, además de que se ratificaron las medidas de urgente aplicación, es decir, la clausura del sitio, mientras que corre el término de 15 días hábiles para que este manifieste lo que a su derecho convenga y ofrezca pruebas que considere le puedan beneficiar en el caso.

El procedimiento marca un plazo de 5 días hábiles a partir de la recepción del acta del caso, y una vez que se emplaza 15 días hábiles, se contemplan 2 días más para alegatos y resolución.

Empero, la dependencia anticipó que el procedimiento podría concretarse hasta mediados de junio.

Como se recordará, la Profepa clausuró el rancho “Asideros” en Tizimín por afectar un cuerpo de agua natural mediante el relleno del mismo con material pétreo, tierra y restos de vegetación; sin contar con la autorización correspondiente para tal efecto.

 La autoridad refirió que el caso se atendió luego de una denuncia ciudadana, por lo que inspectores de la dependencia realizaron una verificación en el lugar, donde se detectó la realización de actividades agropecuarias que contaban con la autorización en materia de impacto ambiental, aunque también se detectó la afectación y modificación de un cenote, sin que se contara con la autorización federal para tal efecto. (Con información de Reporteros Hoy).

Al Interior TV

 
 
 

Radio en vivo

Videos

facebook